Eutanasia. La decisión voluntaria de morir

Lun, jun 20, 2011

Noticias, Reglamentaciones, Salud

Debate. Un documental de la BBC reabrió la discusión sobre el suicidio asistido. En Bolivia, la legislación no lo permite y las organizaciones religiosas lo rechazan. Otros piden debatir

Carlos Morales y agencias

Las imágenes son impactantes y perturbadoras. El documental ‘Eligiendo morir’ (‘Choosing to die’, por sus siglas en inglés), publicado esta semana por la BBC de Londres, reabrió el debate mundial sobre la eutanasia como medio para morir de forma digna para enfermos terminales. En Bolivia, la discusión está pendiente.
“Está perdiendo la consciencia, dentro de poco va a dejar de respirar y luego su corazón se detendrá”, señala el presentador tras mostrar al empresario hotelero, de 71 años, Peter Smedley, cuando toma una pócima de medicamentos que lo llevarán lentamente hacia la muerte en la clínica suiza Dignitas, ubicada cerca de Zúrich.
El empresario estuvo acompañado de su esposa y una hermana, que lo abrazan y besan antes de despedirlo en sus últimos momentos de vida. Smedley padecía una enfermedad degenerativa de las neuronas motoras.
Una voz en off se refiere a la escena como “un acontecimiento feliz”.
“Murió pacíficamente, prácticamente en los brazos de su esposa, en silencio”, explica el presentador del documental.
El filme fue realizado por el escritor británico Terry Pratchett, un famoso novelista, mientras explora la realidad del suicidio asistido. Pratchett descubrió que padecía de una rara forma de alzhéimer en 2008 y está considerando acabar con su vida antes de que progrese demasiado su condición.
El documental generó un fuerte rechazo de diversos sectores en Gran Bretaña y el mundo, en particular, de la Iglesia católica, contraria a esta práctica extrema, por considerar que va contra el derecho a la vida.
Alistair Thompson, de la Care Not Killing Alliance, denunció una “propaganda pro- suicidio asistido vagamente disfrazada de documental”.
“Las pruebas muestran que cuando más se retrata, más suicidios hay”, agregó Thomson, explicando que la cadena difundió en los últimos tres años cinco programas presentados por un activista o simpatizante proeutanasia.
Pero la cadena pública británica indicó que con el documental lo que espera es generar un debate constructivo sobre el tema. “El suicidio asistido es un importante tópico de debate en el Reino Unido y el mundo”, aseguró Charlotte Moore, que dirige el departamento de documentales de la BBC a cargo de su producción.
En Bolivia, la legislación no permite el suicidio asistido y, más bien, defiende la vida en cualquier circunstancia y aún no se ha abierto un debate legislativo al respecto.
EL DEBER habló con el periodista Cayetano Llobet, que lucha contra la enfermedad del cáncer, y respalda la alternativa de la eutanasia, y con el director del Instituto de Bioética, Miguel Manzanera, de la Universidad Católica Boliviana (UCB), de Cochabamba, que rechaza esta práctica por considerarla contraria a la vida.

Polémica

A favor. Diversas organizaciones de derechos humanos defienden la posibilidad de que los enfermos terminales tengan la alternativa voluntaria de contar con una muerte asistida.

En contra.
En general, las entidades religiosas, con la Iglesia católica a la cabeza, rechazan la eutanasia y cualquier tipo de suicidio asistido. Pero, también denuncian la distanasia, que consiste en mantener vivo a un paciente terminal con medios mecánicos invasivos.

Sufrimiento
. Los familiares de los enfermos terminales y los médicos que los asisten, en muchos casos, reclaman ayuda médica para acelerar la muerte de un paciente que está sufriendo y no tiene otra alternativa.

Norma. La normativa boliviana no prevé la eutanasia ni el suicidio asistido, y defiende la vida en cualquier circunstancia.

Despenalizada.
En los países bajos (Holanda), Suiza, Bélgica y Uruguay, la eutanasia está despenalizada. La legislación de los derechos humanos prevé que todos tienen derecho a vivir y a morir dignamente.

Punto de vista

“La Iglesia no concuerda con esta práctica”
Miguel Manzanera – Instituto de Bioética
Hay una tendencia bastante extendida en las naciones de provocar la muerte, evitarles el sufrimiento y dolor, si los pacientes lo piden.
En países como Holanda, Bélgica y Estados Unidos (Estado de Oregon) se facilita el adelantamiento de la muerte, lo provocan con una sustancia tóxica o les quita el alimento o el respirador.
La Iglesia católica no concuerda con esta idea. La muerte es un acontecimiento natural, cuando el organismo colapsa y no responde por la ley biológica. Debe ser natural y digna. Hay que ser razonables, hallar una solución equitativa, no caer en el peligro de practicar la muerte.
La Iglesia recomienda los cuidados paliativos y cualquier enfermo con dolores puede tener sustancias analgésicas que anulen los dolores, o puede ser sedación terminal en los casos de quienes no recobran la conciencia. Algunos países conceden el derecho al suicidio, pero eso va contra la vida.
En Bolivia parece ser que hay una tendencia en ese sentido, pero la Iglesia llama a la ortotanasia, que es la muerte natural, digna y natural, porque es lo que Dios quiere, respetar la vida y aceptar la voluntad de Dios que es limitada y abre paso a la eternidad.
La Iglesia tampoco está de acuerdo con la distanasia que es lo que se llama el encarnizamiento terapéutico, que es cuando hay enfermos a los que se les aplica medicamentos o procedimientos quirúrgicos desproporcionados y no son para beneficio del paciente, sino insisten en mantenerlos vivos cuando no hay esperanza de recuperación.
Incluso en clínicas los cuidados intensivos a veces tienen motivaciones económicas. La Iglesia rechaza la eutanasia y la distanasia.

http://www.eldeber.com.bo/vernotainternacional.php?id=110618184527

, , , ,

This post was written by:

- who has written 255 posts on Nat-n-Bio.


Contact the author