El estilo Zen para decorar el hogar y mejorar nuestro estado de ánimo

Jue, may 16, 2013

Conducta, Salud, Sistema Nervioso

Por Liliana Costa

Zen 1

La decoración Zen tiene como premisa principal la de invadir de tranquilidad y calma cada rincón de nuestro hogar. Y es que este estilo oriental trata de convertir el hogar en un ambiente placentero para todos los habitantes de una casa, basta con seguir unas pautas que incluso nos ayudarán a mejorar nuestro estado de ánimo.

No hay duda de que los principios de la decoración Zen  basados en la armonía, en el orden, el equilibrio, la calma…etc no son sólo aplicables a la decoración de una casa, sino que también son máximas para cualquier persona que necesite mejorar su estado anímico y emocional. Gracias a esta filosofía es posible decorar nuestra vivienda de manera que consiga calmar nuestro estrés y rebajar el malhumor cuando regresamos a casa tras una larga jornada de trabajo.

Si quieres tener un hogar Zen, toma nota de algunos consejos para decorar tu casa además sin gastar demasiado dinero:

        Renueva tu casa. Para empezar a decorar tu casa, ya sea un departamento de nuestra propiedad o alquilado, lo importante es hacer de nuestra vivienda un lugar más personal y apacible. Una de las premisas de la decoración Zen es la ausencia de elementos que sobrecarguen el espacio, es decir, debemos esconder la televisión  y guardar todo aquello que esté a la vista como revistas o libros. Lo zen busca tranquilidad.

Zen 2

        Muebles simples. Si queremos dotar al espacio de nuestro hogar de sencillez y tranquilidad tal y como promulga el estilo Zen, debemos hacer lo mismo con los muebles. La madera y el bambú son los materiales más comunes.Deben ser simples, bajos, nada recargados y a ser posible del color de la madera natural. Puedes consultar en el apartado de anuncios de Internet para conseguir muebles de estas características y deshacerte de tus viejos muebles  barrocos o de colores oscuros.

        Tejidos. El lino y el algodón son los reyes principales de este tipo de hogares.

        El salón, el núcleo principal. Como es lógico, el salón conforma la parte principal de una casa, donde más tiempo pasamos, y por ello, debemos dar mucha importancia a su decoración.  Crea un espacio amplio y sereno y no dudes en pintar las paredes de color beige que transmite precisamente amplitud. Conseguirás una sensación de libertad en tu propio comedor.

        Los colores Zen. El blanco es el color esencial para este tipo de decoración.  Junto a él, toda la gama de colores neutros así como el beige, grises y ocres que proporcionan ambientes cálidos y amplios. Si después queremos darle un toque de color a la casa podemos optar por un verde, un rojo o marrón chocolate. Estos toques de color pueden ir maravillosamente en forma de objetos en el salón o en las  habitaciones.

        Un baño de piedra. Para decorar el cuarto de baño, olvídate de la cerámica. Usa bañeras y muebles de líneas puras y materiales como la madera, la pizarra y sobre todo la piedra.

        Aprovecha la luz. Otra característica básica del Zen es la luz. Debemos aprovechar al máximo la luz natural, por ello, usaremos cortinas de lino o de algodón que dejen traspasar la luz exterior e incluso paneles japoneses que también permiten  filtrar la luz.

        Espacio natural. Si tienes jardín en casa, reserva una pequeña parte de espacio  orientada al este y pon dos o tres piedras con una base de arena. Si no tienes jardín, haz lo mismo dentro de una caja de madera plana y colócala dentro de casa.

        Sonido de agua y velas. Si tienes jardín aprovéchalo poniendo una pequeña fuente con el sonido de agua. Incluso en el salón puede quedar lindísimo y armonioso. Las velas son fundamentales tanto en el interior o extrerior de la casa. Aportan relajación, armonia y tranquilidad.

 

, ,

This post was written by:

- who has written 272 posts on Nat-n-Bio.


Contact the author